agosto 7, 2022

Disfrute leyendo las historias islámicas más hermosas y útiles para niños pequeños, los eventos son maravillosos y hermosos, y el closing contiene mucha sabiduría hermosa para niños. cuentos infantiles Te lo presentamos a través de nuestra internet Cuentos y cuentos de hadas

La compasión es una de las características de un musulmán

Un día había un hombre que caminaba solo por el desierto, viajando a un país lejano y el clima period muy caluroso, entonces el hombre tenía mucha sed y comenzó a buscar agua hasta que encontró un pozo profundo lleno de agua fresca. Encontró un perrito jadeando de sed, el hombre se paró frente al perro y pensó un poco en cómo ayudar a este perro y hacerle beber del agua, entonces el hombre volvió al pozo con el perro y comenzó a llenar su zapato con agua y ofrézcala al perro hasta que beba y esté satisfecho.
La recompensa para esa persona que dio de beber al perro fue que Dios Todopoderoso lo perdonaría y lo aceptaría en el Paraíso.

Sabiduría de la historia: la compasión y la bondad hacia los animales y ayudar a todos los seres tiene una gran recompensa del Creador, el Poderoso y Chic

Dios me ve historia

Un día el padre se sentó con sus hijos Ahmed, Saeed y Khaled y quería enseñarles una lección nueva y útil para ellos, así que el padre se acercó a los niños con tres huevos y les pidió a cada uno que los tomara y los escondiera en un lugar. donde nadie pudiera verlos y, de hecho, todos los niños comenzaron a buscar un lugar para esconderse. Con el huevo fuera de la vista de todos, Ahmed fue a su habitación, cerró la puerta detrás de él y dejó el huevo en su armario sin que nadie lo sintiera. hasta que Saeed subió al techo de la casa y lo escondió en un lugar pequeño donde nadie podía entrar, y cada uno de ellos regresó a su padre diciendo que habían cumplido la tarea que habían hecho. Su padre les preguntó.

En cuanto a Khaled, no regresó hasta que ya period tarde y el padre se preocupó por él, y después de que habían pasado varias horas, Khaled entró a la casa con el huevo, por lo que el padre se sorprendió y preguntó por qué el huevo no estaba escondido en un distante un lugar donde nadie puede verte, Khaled respondió: Cada vez que voy a un lugar, encuentro que Dios me ve y me escucha allí, no puedo esconderlo en ningún lado.
El padre se mostró complacido con la respuesta de su hijo y le dijo: Tienes razón, Khaled. Dios nos ve y nos escucha en todas partes y nada se le oculta.

La sabiduría de la historia: Aprende a fortalecer a Dios Todopoderoso en todo tiempo y lugar, porque Dios puede oírnos y vernos en todo lugar y tiempo, y nada se esconde de Él por nuestras obras.

Para obtener más historias útiles, puede consultar: cuentos infantiles Si te gustó la historia, comenta y espéranos en una nueva historia y una nueva historia con el sitio. Historias y cuentos todos los días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.